El Gobierno quintuplicó el dinero para quien aporte información sobre el paradero de la nena que desapareció hace 14 años en Tierra del Fuego.

El Ministerio de Seguridad aumentó de 1 a 5 millones de pesos la recompensa para quien brinde datos útiles que permitan encontrar a Sofía Herrera, la menor que desapareció hace 14 años en Tierra del Fuego.

El incremento fue modificado en base a la “complejidad y gravedad del delito cometido”, según la Resolución 628/2022.

“Las personas que quieran suministrar datos, deberán comunicarse telefónicamente con el programa nacional de recompensas del Ministerio, al número telefónico de acceso rápido 134”, señaló el escrito publicado en el Boletín Oficial.

Allí se precisó: “El pago de la recompensa será realizado en este Ministerio o en el lugar que designe el representante de esta Cartera de Estado, previo informe del representante de la autoridad interviniente sobre el mérito de la información brindada, preservando la identidad del aportante. Quienes tengan intención de proveer los datos sobre el caso no pueden estar involucrados o tener vinculo alguno con el hecho delictivo”.

Esa suba se da luego de que la madre de la semana pasado María Elena Delgado -madre de la pequeña- pidiera una prueba de ADN para una adolescente de San Juan.

“Es una nena adoptada que tiene muchas características similares a Sofi”, explicó la mujer, quien añadió: “Es una chica de 17 años, la misma edad que tendría ahora Sofía. Y de todo lo que he visto y vivido durante todos estos años, pienso que, incluso por los antecedentes, podría ser mi hija. Yo nunca pierdo las esperanzas”.

Sofía tenía tres años cuando desapareció sin dejar rastros en el sur de la Argentina, en 2008. Ese día, María y su papá Fabián Herrera se dirigían junto a la niña al camping John Goodall, ubicado en el kilómetro 2893 de la Ruta Nacional 3, cercano a la localidad de Río Grande.

La familia Herrera salió con amigos a pasar un domingo de esparcimiento en el camping John Goodall, ubicado 59 kilómetros al sur de Río Grande, el 28 de septiembre de 2008.

María Elena, abián y Sofía se detuvieron en un supermercado a comprar comida y luego en una estación de servicio donde se encontraron con Noemí Ramírez y Silvio Giménez, quienes a su vez estaban con sus hijos de 2 y 9 años.

El grupo llegó al camping situado en el kilómetro 2893 de la Ruta Nacional 3, en dos autos que estacionaron cerca del camino.

El lugar, un paraje casi desértico, es un rectángulo de 15 hectáreas cercado con un alambre de un metro de altura y seis hilos, el primero de púas.

Sofía se separó por unos instantes de sus padres y desde entonces nadie volvió a saber de ella.

El caso se convirtió en un ícono de la desaparición de personas en el país, que motivó la elaboración de un protocolo de emergencia para situaciones similares (llamado Alerta Sofía) y llevó a las autoridades nacionales a poner en funcionamiento una línea telefónica exclusiva para recolectar datos (08002227634) además del sitio web www.sofiaherrera.com.ar.

Foto: a la izquierda, Sofía Herrera en la edad del momento de su desaparición. A la derecha, reconstrucción digital de su rostro actualizada.