Movimientos sociales alineados con el Frente de Todos realizaron hoy una serie de protestas en todo el país en reclamo de la implementación del Salario Básico Universal, ocasión en la cual el líder de la UTEP, Juan Grabois, cuestionó a la CGT por no salir a las calle cuando “hay un sector cada vez más amplio de los trabajadores que no tiene ninguna protección y están cayendo en la indigencia”.

Las organizaciones vinculados al kirchnerismo y las organizaciones piqueteras de la izquierda cada vez están más cerca.

Tras haber mantenido diversos encuentros en los últimos días, ambos sectores coincidieron este miércoles en una jornada marcada por diversas movilizaciones no sólo en el centro porteño, sino en todo el país, ante la difícil situación social y económica que vive la Argentina.

Organizaciones de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), integrada –entre otros– por el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) que conduce Grabois, se congregaban en distintos puntos y accesos a la Ciudad. Serán 50 concentraciones y cortes en simultáneo que se llevarán a cabo en diversas provincias. En el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), las principales manifestaciones se harán en el Puente Pueyrredón y en el Puente Saavedra.

El principal reclamo es la implementación de un Salario Básico Universal de $15.000, equivalente a la canasta básica alimentaria individual, para más de siete millones de personas sin ingresos fijos. La medida de fuerza incluirá cortes de ruta, asambleas y movilizaciones con puntos de concentración que alcanza a lugares como Formosa, Santiago del Estero, Chaco, Tucumán, La Rioja, Salta, Mendoza, Rio Negro, Neuquén, Mendoza y Santa Fe.

“Hay un sector cada vez más amplio de los trabajadores que no tiene ninguna protección y que en la Argentina no están cayendo en la pobreza, sino en la extrema pobreza, la indigencia”, alertó Grabois.

Al ser consultado sobre cómo se podría financiar la implementación del SBU, el dirigente social respondió que “haciendo lo que siempre hace cualquier Gobierno que se presume popular: sacarle al 1%, que son las grandes corporaciones, que ganan en todas las crisis, e inyectar ese proceso de redistribución de la riqueza en los sectores más humildes”.

Finalmente, Grabois arremetió contra la CGT, que en agosto realizará una movilización en apoyo al Gobierno. “Es una cosa muy extraña. Siempre pongo el ejemplo de Sanidad. Respeto mucho a la CGT, a todos los dirigentes sindicales, pero en Sanidad, que es el gremio del titular de la CGT (Héctor Daer), el personal pasa hambre, la gente que labura en las clínicas pasa hambre. Me cuesta entender a esta gente. No los entiendo”, lanzó.

El Salario Básico Universal es otro de los temas que divide las aguas en el Frente de Todos. Mientras que el kirchnerismo duro lo ha tomado como bandera ante la crisis y presiona en las calles, en el Gobierno de Alberto Fernández no lo ven con bueno ojos: aumentar la inyección de dinero comprometería el objetivo de equilibrar la situación fiscal y cumplir con el acuerdo del FMI.

En su momento, la vocera presidencial, Gabriel Cerruti, había descartado de cuajo la posibilidad, aunque hoy está en evaluación.

En paralelo, en el centro de la Ciudad de Buenos Aires también se presentaron las filas del Polo Obrero, que se instalaron en el Obelisco. Su líder, Eduardo Belliboni, compartió diversos encuentros, charlas y asambleas en el último tiempo con Juan Grabois. Incluso, la semana pasada ambos marcharon al mismo tiempo –aunque en puntos diferentes– en el centro porteño.

El brazo social del Partido Obrero volvió a reclamar por el bono de 20 mil pesos para precarizados, monotributistas A y B, jubilados, y la apertura de los cupos del Potenciar Trabajo.

Además, piden el aumento del Salario Mínimo, Vital y Móvil a 100 mil pesos. En este caso no formó parte la Unión Piquetera, que engloba a las principales organizaciones sociales de la izquierda (entre las que está el Polo Obrero), las cuales en su mayoría se oponen al Salario Básico Universal.

Si bien los reclamos son distintos, desde el Polo Obrero aclararon que su movilización de hoy también estuvo nucleada dentro de la convocatoria de las organizaciones de Grabois: “Aún sin acordar con la propuesta del Salario Social que reclaman los compañeros del MTE, creemos que es un avance que se sigan sumando más compañeros a la lucha contra el ajuste”.