La víctima del femicidio, de 41 años, fue identificada como Nancy Gotta. Fue atacada cuando llegaba a trabajar al complejo de Ituzaingó

Una mujer de 41 años, identificada como Nancy Yanina Gotta, fue asesinada a puñaladas por su ex pareja en un centro comercial de Parque Leloir, en Ituzaingó. Luego, el femicida intentó arrojarse al vacío, aunque fue reducido y detenido por la policía.

El crimen ocurrió cerca de las 8 en el complejo 3 de Leloir Plaza, ubicado en las calles Martín Fierro y Del Cielito, donde José Castillo Corvalán (37) interceptó a Gotta y, tras una discusión, la apuñaló reiteradas veces. Luego, rompió los candados de acceso a la terraza e intentó quitarse la vida.

Los bomberos y la Policía Bonaerense, que llegaron al lugar lograron evitar que se arrojara y lo redujeron y detuvieron, indicaron fuentes del caso.

La víctima era recepcionista en la empresa constructora West. Fue sorprendida por Corvalán cuando se dirigía a las oficinas del tercer piso tras llegar a trabajar. El femicida la esperaba escondido en uno de los baños del complejo, indicó Primer Plano.

Una trabajadora del lugar fue quien dio aviso al 911 y, cuando la Policía llegó, Gotta ya había muerto. De acuerdo a la información, el asesino tenía una restricción perimetral de acercamiento dictada por la Justicia de Morón dos semanas atrás por denuncias de violencia de género.

En el caso interviene la fiscal María Alejandra Bonini, de la UFI Nº 12 de Morón, que se trasladó hacia la escena del crimen, detallaron fuentes judiciales a Infobae. Gotta, que tenía hijos, vivía en Hurlingham. La foto de su perfil de Facebook lleva la leyenda “Por un mundo sin violencia. Ni Una Menos. Ni uno menos. Nadie menos”.

La autopsia al cuerpo de la víctima se realizará después del mediodía y en el transcurso de la tarde el imputado será traslado a la fiscalía para recibirle declaración, precisaron las mismas fuentes.

Jimena, una empleada del complejo, relató al canal Crónica HD:

“Yo llegué a la mañana a trabajar y escuché un montón de ruido, esto fue entre 7.30 y 7.50 más o menos, y pensé que habían puesto música los chicos de un bar que hay ahí, pero no, estaban tratando de agarrar al tipo”, relató la mujer.

“Sé que entró a la mañana, la apuñaló, lo vieron los compañeros de trabajo que pensaron que le estaba pegando, no que tenía un cuchillo. Cuando van a ver, el tipo tenía un cuchillo y ya la había apuñalado un montón de veces”, agregó Jimena.

https://cdn.jwplayer.com/previews/BfuMTYRM

Según la empleada, el agresor “se metió y la apuñaló en la oficina” de la empresa donde la víctima trabajaba.

La testigo agregó que el atacante “tenía una perimetral” y dijo que “lo habían echado y después lo volvieron a contratar”.

“Ya le había pegado muchas veces y toda la gente que trabaja acá ya sabía de esto”, aseguró Sandra, quien añadió: “Había un montón de testigos, todo el mundo sabía que la maltrataba”.

Otra compañera de trabajo de Gotta indicó que “no es la primera vez que Corvalán ataca la oficina”. “Desde la empresa le modificaron los horarios (a la víctima) para evitar que se lo cruzara”, detalló la mujer que no cree que el femicida intentó suicidarse, si no que intentaba escapar tirándose a una pileta de una casa vecina.