“Si se pudo, bonita. Bravo”, fue la frase que su madre escribió en una cartulina. De esta manera y con un gran abrazo recibió a su hija en la recta final.

El amor de los padres a los hijos es verdaderamente incondicional. Sin embargo, es casi innegable e irrefutable que el de una madre supera cualquier situación o momento. Criando sin mirar a hacia otro lado y con los ojos puestos solo en sus hijos, las madres logran cualquier cosa. Constantemente se viralizan gestos de amor en las redes sociales y muchos de estos tienen como protagonistas a las madres. Ahora, muy pocos son verdaderamente conmovedores como este último que ocurrió en una importante maratón en México.

Con un amor incalculable y un orgullo indescriptible, esta mamá alentó a su hija hasta el final. Sin importar el resultado, quién mire o el qué dirán, esta mujer aguardó casi seis horas al final de la un recorrido solo para recibir a su hija con los brazos abiertos. Conocé acá, la historia que no para de emocionar a los usuarios en las redes sociales.

Llegó última, pero su madre la recibió con orgullo

El hecho viral ocurrió durante la última Maratón León en México. Las protagonistas de esta historia conmovedora y de superación son Delia Carolina Pérez y su madre, quienes con una particular foto no paran de sorprender a todas las redes sociales. Sin lugar a dudas, quien sacó la foto capturó uno de los momentos más emocionantes de todo el 2022. Resulta ser que la chica participó de la mencionada maratón y se fijó un solo objetivo, llegar a la meta final.

Con una importante preparación y una fuerza de voluntad inquebrantable Delia tenía en su cabeza terminar si o sí la carrera. Afortunadamente, lo logró y con un gesto/aliento verdaderamente conmovedor de parte de su madre. Lo triste de todo fue que Delia finalizó última en la carrera, pero lo que tapa todo es que en su llegada a la parte final, su mamá la esperó con los brazos abiertos y con todo su orgullo en alza.

El recibimiento de su madre

Al finalizar todo el recorrido, casi seis horas de puro esfuerzo en el certamen más longevo de México, la joven recibió un gratificante abrazo de su madre que hizo que todo lo que suceda valiera la pena. A la una de la tarde, hora local, había finalizado la carrera de 42 kilómetros. En sus manos, la madre llevaba escrita la frase: “Si se pudo, bonita. Bravo, bravo”. Esto claramente demuestra que nunca se trató de un resultado, sino que el desafío era terminar con la carrera y poder llegar en pie a la línea final.

Afortunadamente, con esfuerzo, trabajo y fe, la muchacha logró el objetivo. Su madre, al igual que otras millones en todo el mundo, no pudo contener su emoción y orgullo al verla. La imagen no tardó en viralizarse en Twitter, Instagram, Facebook y cualquier otra red social. Conmovedor por donde se lo mire, una muestra más de que lo importante no es solo el resultado, sino también el recorrido. Los usuarios felicitaron a la mujer por haber logrado el objetivo en la maratón y a su madre por su enorme muestra de amor.