Su ex empleada doméstica los denunció por reducción a la servidumbre y la fiscalía los imputó.

Wanda Nara y Mauro Icardi están en problemas, pero esta vez no se trata de crisis matrimoniales, infidelidades o peleas mediáticas sino que se enfrentan una fuerte acusación ante la Justicia.

Carmen Reboledo, su ex empleada doméstica, los denunció por trata de personas y reducción a la servidumbre y la fiscalía los imputó en el Tribunal Correccional y Criminal N°10 de Comodoro Py.

Todo comenzó hace varias semanas, cuando Reboledo decidió acudir a los medios para contar que la mediática y el futbolista la había abandonado en su casa de campo de Italia y le debían varios sueldos.

Ese fue el puntapié inicial para una serie de acusaciones cruzadas en las que la rubia tildaba a Carmen de haberla traicionado y la mujer aseguraba que había cumplido con sus responsabilidades como empleadora.

Sin embargo, a mediados de agosto, bajo la representación del abogado Alejandro Cipolla, Carmen se presentó ante la Justicia para hacer una denuncia formal contra Wanda, Mauro y Nora Colosimo, la madre de la empresaria.

En el documento oficial, la mujer detalla que comenzó a trabajar para la familia en 2014 y que, luego de un tiempo sin mantener contacto, en 2019 Wanda la convocó para trabajar en Francia, con un contrato laboral tramitado allí.

Además, aseguró que no le daban los dos días de descanso semanales que habían acordado y que en 2020, a raíz de la pandemia, se mudó junto a Nara, Icardi y sus hijos a la casa ubicada en Como, Italia, donde la dejaron sola, y luego la trasladaron a otra vivienda en Milán.

Sobre las pruebas que presentaron, Cipolla reveló: “La visa que le hicieron a Carmen dice ´asilo político´, lo que es una defraudación al estado italiano y de un estado de vulneración tremendo. Era cuando ya estaba en Italia viviendo después de un año. Estaba para ser deportada y, en vez de blanquear la situación laboral, prefirieron llevarla con una funcionaria italiana a pedir un asilo político”.

Y detalló: “Carmen vivía en Francia con ellos y después se la llevaron a Italia. No es que ella para ingresar a Italia tuvo que pedir eso. Ya estaba viviendo hacía mucho tiempo y como la estaban por deportar, le dijeron: ´Pedí eso´”.

Asimismo, señaló que la carta que Wanda mostró en sus redes, en la que la denunciante sostenía que el matrimonio no le debía nada, “fue escrita por la madre de Wanda y el novio de la madre”, motivo por el que pedirán una pericia caligráfica.

Por lo pronto, Reboledo deberá hacer su declaración en cámara Gesell.