Científicos de la Universidad de Chile diseñaron comida en impresión 3D a base de algas cochayuyo, una planta marina típica de ese país, Nueva Zelanda y océano Atlántico sur, con el objetivo de crear figuras comestibles nutritivas y apetecibles para los niños.

La comida tiene como ingredientes alga cochayuyo deshidratada, puré de papas instantáneo y agua caliente y utilizan diseños como figuras de series infantiles o animales, que son introducidos en el dispositivo junto a la mezcla gelatinosa para tener un alimento impreso en siete minutos, según precisó la agencia AFP.

“Uno va buscando figuras distintas, figuras divertidas, figuras que puedan ser consumidas desde el punto de vista de alimentos organolépticos, visual, los colores, el gusto, los sabores, los olores”, explicó Roberto Lemus, profesor de la Universidad de Chile y uno de los desarrolladores de esta iniciativa.

Según el científico, el producto tiene que ser “altamente nutritivo” para las personas, pero también tiene que “ser rico”.

Esta tecnología se utiliza para la misma finalidad en decenas de países y las impresoras de comida 3D orientadas para el diseño de dulces, pasta, frutas y entre otros alimentos.

En Chile utilizan esta planta, que forma parte de los ingredientes típicos de la gastronomía chilena, con “gran cantidad de aminoácidos, minerales y yodo”, explica a la AFP Alonso Vásquez, alumno de postgrado de 25 años que basa su tesis en este proyecto.

El joven investigador emplea el cochayuyo deshidratado, lo corta y lo muele para crear “harina de cochayuyo” que posteriormente mezcla con puré de papas instantáneo en polvo, y luego agrega a la mezcla agua caliente para crear una sustancia “gelatinosa y viscosa” que introduce en la impresora.

El proyecto está en marcha desde hace dos años y se encuentra en su fase inicial, pero la idea es aplicar al menú ingredientes como flores comestibles, aromas y sabores, o colorantes comestibles para hacerlos más atractivos a los más pequeños.