El cantante se sumó a la lista de prohibidos que integran Kim Kardashian y Nicolas Cage.

Ferrari se cansó y puso a Justin Bieber en la lista de personas que no podrán comprar sus autos.

La decisión se produjo luego de que el cantante infringiera una regla histórica de la automotriz: cambiar el color del vehículo.

Es que Justin hizo que modificarán la tonalidad de su F458 Italia 2011 a azul neón, lo que representa una violación al código de conducta de los compradores de Ferrari.

“Un Ferrari es una obra de arte. Por lo tanto, es correcto que la empresa envíe este mensaje a todos sus propietarios. La obra debe protegerse”, remarcó al apoyar la medida Fabio Barone, presidente del club de pilotos de Ferrari más grande del mundo.

Pero no es la primera vez que Bieber tiene problemas con la automotriz ya que en 2015 perdió su 458 tras una noche de fiesta en Los Ángeles y, luego de recuperarla, intentó subastarla en 2017.

Cabe aclarar que, entre las políticas estrictas de Ferrari, la compañía exige que el comprador no se desprenda del coche en el primer año.

Con su última transgresión, la empresa incluyó a Justin en la lista de vetados, en la que también están Kim Kardashian -aceptó un Cavallino Rampante como regalo de bodas de un estafador- y Nicolas Cage -compró una Ferrari Enzo en 2003 y la tuvo que vender al declararse en quiebra-.

NO ES MARADONA

Como cada regla tiene una excepción, en el caso de Ferrari fue Diego Maradona que, tras consagrarse campeón del mundo en México 1986, expresó su deseo de tener una F40 Testarossa negra.

Y le hizo el encargo a su representante, Guillermo Coppola, quien viajó hasta la oficina de la automotriz y habló con Enzo Ferrari.

“No existe de color negra. Mis ferraris solo son de color rojo”, le respondió el capo de la compañía.

Pero la insistencia de Coppola y la talla de Maradona hicieron que la compañía accediera a su pedido.