El Gobierno argentino rechazó en forma “contundente” la intención de enviar a miembros de las “Fuerzas de Seguridad” de Kosovo para la realización de ejercicios militares en las Islas Malvinas. Y elevará una protesta formal al Reino Unido.

A través de un comunicado, la Cancillería se refirió a los anuncios publicados en los medios respecto a que la pretendida asamblea de Kosovo habría decidido enviar a las Islas Malvinas hasta siete miembros de las “Fuerzas de Seguridad” (KBS) de Kosovo “en una operación de apoyo a la paz de conformidad con un acuerdo suscripto con el Reino Unido sobre la incorporación de personal de las KBS en el ejército de infantería británico en Malvinas”.

Al respecto, la Cancillería llevará adelante una enérgica protesta formal ante el Reino Unido.

“El Gobierno argentino rechaza en forma contundente la intención de enviar nuevas tropas militares a las Islas Malvinas, territorio argentino ilegítimamente ocupado por el Reino Unido, los que constituyen una injustificada demostración de fuerza y un deliberado apartamiento de los llamamientos de numerosas resoluciones internacionales de la Asamblea General de las Naciones Unidas y de otros foros internacionales que instan tanto a la Argentina como al Reino Unido a reanudar las negociaciones, a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía que involucra a ambos países en la Cuestión de las Islas Malvinas”, señala el comunicado.

Y agrega: “Asimismo, rechaza en forma categórica el supuesto carácter de “misión de paz” que se pretendería darle a la referida actividad militar por resultar totalmente injustificado”.

“En particular, el envío de “Fuerzas de Seguridad” kosovares al Atlántico Sur contraviene específicamente la resolución 31/49 de la Asamblea General de las Naciones Unidas que insta a ambas partes (la Argentina y el Reino Unido) a que se abstengan de adoptar decisiones unilaterales que entrañen la introducción de modificaciones en la situación mientras las Islas están atravesando el proceso de negociación recomendado por la misma Asamblea”, prosigue el comunicado.

Para la Cancillería “esta nueva presencia militar en el Atlántico Sur contradice también la resolución 41/11 de la Asamblea General (Zona de Paz y Cooperación en el Atlántico Sur) que, entre otras disposiciones, exhorta a los Estados de todas las demás regiones, en especial a los Estados militarmente importantes, a que respeten escrupulosamente la región del Atlántico Sur como zona de paz y cooperación, en particular mediante la reducción y eventual eliminación de su presencia militar en esta región”.

“Asimismo se recuerda que la República Argentina no reconoce la declaración unilateral de independencia por parte del Parlamento de Kosovo, ocurrida el 17 de febrero 2008, por cuanto avala la plena vigencia de la Resolución 1244 (1999)  del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la cual votó a favor en 1999 cuando era miembro no permanente de dicho órgano. Dicha Resolución contiene elementos a los que la Argentina adhiere de manera irrestricta, en particular el principio de integridad territorial y la solución de las controversias mediante un acuerdo negociado y mutuamente aceptado por las partes involucradas; principios que resultan relevantes para la cuestión de las Islas Malvinas”, cierra el comunicado.