Mariana y Matías hacía 16 años que estaban solos y se habían inscripto para adoptar.

En plena cuarentena, la Justicia civil otorgó en adopción a cinco hermanitos que estaban en una situación de abandono.

Los cinco hermanos que encontraron una familia son dos chicas, de 18 y 15 años, y tres chicos de 10, 11 y 13 años.

Los padres ahora son Mariana Rojas, una diseñadora que trabaja freelance, y Matías Cifuentes, músico guitarrista y docente.

Alquilaban un departamento en Palermo, pero se mudaron a una casa de Bella Vista, donde todos van a una escuela que les queda a 20 cuadras y hacen deportes y cursos de extensión.

No le sobra nada, y trabajan mucho, pero tras meditarlo se zambulleron en la aventura cuando les apareció la oportunidad de adoptar a cinco hermanos, tras vivir 16 años en pareja, ellos dos solos.