Comedor Altos de la Montaña y merendero Caritas Felices necesita la colaboración de la comunidad

En el marco de la pandemia y de la difícil situación económica por la que atraviesan muchas familias, nació un nuevo comedor y merendero en la ciudad de Tolhuin. En el lugar, se asiste con meriendas y viandas a unas 70 personas. La responsable, Marlen Gallardo, pidió a la colaboración de la comunidad. “Todo lo que puedan donar, será bienvenido”, señaló.

La mala situación económica reinante sumada a los estragos derivados de la pandemia, genera que muchas familias pasen situaciones difíciles. Ante este panorama y de la mano de Marlen Gallardo, nació en esta ciudad un nuevo comedor y merendero que se ubica en el B° Altos de la Montaña, más precisamente en la calle Halcón Peregrino. En el lugar se asiste con viandas a unas 70 personas que son del B° Altos de la Montaña y de otros sectores aledaños. Cada martes, se entregan viandas y los sábados en el lugar se entrega la merienda.

Según recordaron sus responsables, este comedor nació en pandemia debido a la difícil situación por la que venían atravesando los vecinos de la ciudad. “Nosotros notamos la necesidad y no dudamos en asistir con lo que podíamos. Hoy, tanto el comedor como el merendero continúan recibiendo a vecinos que no pueden costear el alimento diario”, lamentó la responsable del lugar, Marlen en diálogo con la prensa.

Explicó que “el merendero y el comedor funcionan gracias a la colaboración de los vecinos solidarios y de los entes gubernamentales como lo es Gobierno y Municipio”.

Para poder asistir con las viandas o las meriendas, Marlen cuenta con la colaboración de distintas entidades. “En algunas ocasiones, las tareas se realizan en conjunto con las chicas de Barrios de Pie que colaboran con su granito de arena” señaló Marlen quien aseguró que toda la asistencia sería imposible sin esas colaboraciones.

Cabe señalar que en el lugar no sólo funciona un comedor y un merendero sino que, además, “contamos con un roperito que se mantiene gracias a las donaciones que llegan tanto de Ushuaia como de Río Grande”.

Quienes llevan adelante el comedor y el merendero, no dudaron en convocar a la comunidad para que colaboren. “Necesitamos alimentos no perecederos, leche, azúcar, chocolate en polvo, aceite y todo lo que los vecinos puedan donar ya que todo se utiliza tanto en las meriendas como en las viandas que se preparan”.

En construcción

En tanto, se destaca que el espacio físico donde se asiste a los vecinos, se encuentra en construcción. “Yo estoy tratando de hacer una puerta y colocar calefacción ya que se vino la época invernal y hay días muy fríos. Los que trabajamos acá y la gente a la que asistimos, necesitamos estar más calefaccionados, pero a pesar de las condiciones climáticas, no se van las ganas de ayudar a los vecinos”.

Para finalizar y a pesar de que el lugar tiene necesidades permanentes, Marlen Gallardo agradeció “a todos los que se suman con sus colaboraciones en especial a las diversas entidades que si no fuera por ellos no podemos llegar con un poco de ayuda a los vecinos que lo necesitan”.