• El 90% de los hoteles en todo el país modificaron sus estructuras para poder cumplir los protocolos sanitarios de cara a la temporada de verano.

    Preparados para encarar lo que será  una temporada de verano totalmente atípica por la pandemia del coronavirus, el 97% de los hoteles de la Argentina ya cuentan con protocolos sanitarios aprobados para comenzar a funcionar y alrededor del 90 por ciento adaptó sus estructuras a las nuevas modalidades requeridas para recibir a los visitantes de una forma segura.

    Así lo indican los relevamientos hechos por la Federación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (Fehgra) y por la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT), a meses de que comience la época de vacaciones en el país.

    Además, algunos establecimientos recibieron certificados de calidad sanitaria y seguridad al cumplir también con normas internacionales que refuerzan las medidas impuestas por el Gobierno y por distintos organismos del sector.

    La presidenta de la Fehgra, Graciela Fresno, señaló a la agencia Télam que “hay cambios importantes en las estructuras y en el funcionamiento de los servicios”, y explicó que la mayoría de las modificaciones “tienden a evitar el contacto personal lo máximo posible”.

    Fresno precisó que “no va a haber más buffet para desayunar, almorzar o cenar” y sostuvo que “esa alternativa se va a cambiar por una metodología que tenga que ver con utilizar los servicios gastronómicos con turnos y también con multiplicar los servicios directamente en los cuartos (room-service).

    La titular de la Fehgra afirmó que “a la hora del check-in se busca eliminar el contacto y la papelería buscando alternativas para hacer esos trámites en forma remota” y subrayó que de esta forma “se reduce el contacto entre el personal y los huéspedes y se garantiza el distanciamiento social en todo momento”.

    “También se eliminarán los espacios comunes, como las piletas, los saunas y los spa, aunque en algunos establecimientos esos servicios se seguirán desarrollando bajo estrictos protocolos de seguridad, siempre con la autorización de las autoridades sanitarias locales”, agregó.

    La dirigente del sector hotelero y gastronómico puntualizó que “el objetivo es evitar la concentración de gente lo máximo posible” y aseguró que en los establecimientos “habrá elementos para la higiene de manos y superficies en todos los espacios”.

    Por su parte, el presidente de la AHT, Roberto Amengual, remarcó que “el 97% de los hoteles confirmó que cuenta con protocolos para abrir sus puertas en forma segura” y por ese motivo reclamó “el regreso de la actividad turística, que lleva 199 días de parálisis y que ya motivó la pérdida de casi 75 mil puestos de trabajo en todo el país”.

    “El turismo representa el 5 por ciento del PBI y genera 5.200 millones de dólares de ingresos, el 7,2 por ciento del total de las divisas y también, con 1,3 millones de puestos de trabajo, es el cuarto generador de empleo detrás del comercio minorista, la educación y la construcción, y por ese motivo no puede seguir paralizado”, agregó Amengual.

    Los hoteles, para adaptarse a la nueva modalidad tras la pandemia, también concretaron importantes reformas edilicias, entre las que se destacan las aperturas de las cocinas para que tengan vista abierta desde el bar y la colocación de mamparas de vidrio o acrílico en la barra del bar, la recepción, la conserjería, el spa, el shop y los vehículos de transporte de pasajeros propios.

    Además, las habitaciones, salas de masajes y oficinas serán sanitizadas en forma permanente con un generador de ozono y los vehículos, las butacas de las áreas públicas y el equipaje de los huéspedes serán desinfectados con pistolas de vapor.

    Los hoteles desarrollaron distintas aplicaciones para acceder a toda la información de servicios, menús, experiencias y para realizar reservas en el restaurante y el spa en forma 100% online y contarán con dispositivos para controlar la temperatura de cada huésped en forma constante.