• Este viernes, en horas de la noche, se llevó adelante el acto de iluminación de la torre de agua que se encuentra frente a la Plaza Almirante Brown en Río Grande. Fue en conmemoración por la lucha contra la polio.

    Por sexto año consecutivo el Rotary Club Isla Grande realizó el encendido de la Torre de Agua en el marco del Decreto 046/15 que declara de Interés Municipal el encendido de la torre de agua al celebrarse el Día Internacional de lucha contra la Polio, con el mensaje “Pongamos fin a la Polio”. La cita tuvo lugar este viernes 23 de octubre a las 21:15  frente a la plaza Almirante Brown.

    El evento del encendido de la Torre de Agua en el Día Mundial contra la Polio tiene como objetivo incrementar la concientización sobre esta enfermedad viral que puede causar parálisis e incluso la muerte y afecta principalmente a los niños menores de cinco años.

    En el acto de encendido de la Torre de Agua, la oradora fue la presidente del Rotary Club Isla Grande Claudia Ibaldi quien señaló que “sin lugar a dudas el tema que  hablamos mayoritariamente por estos días es  sobre el coronavirus que causa la COVID-19. Sin embargo, los socios de Rotary se han enfrentado a un desafiante virus similar, el que causa la polio, durante cuatro décadas”.

    Cabe recordar que la Organización Mundial de la Salud declaró el 25 de agosto al continente africano como “libre de poliomielitis”, el último caso de poliovirus salvaje en la región se detectó en Nigeria en 2016, es un maravilloso logro que 47 países de África estén libres de este mal.

    En este marco, Ibaldi destacó que “es de vital importancia erradicar la polio en los dos últimos países, Afganistán y Pakistán, en los que siguen siendo endémicos y mantener al resto del mundo libre de este flagelo”.

    Indicó que “gracias a la acción de Rotary y nuestros socios, los casos de polio se han reducido 99,9% en todo el mundo, desde que emprendiéramos nuestro primer proyecto para vacunar a los niños filipinos en 1979. Estamos a un paso de erradicar la polio, por ello es tan importante el valioso  aporte de cada uno de ustedes con su presencia”.

    Finalmente, la rotaria no dudó en agradecer a “la valiosa colaboración de la Dirección de Ceremonial y Protocolo, y a su director Miguel Castro, de Servicios y Obras Públicas y Técnica del Municipio de Río Grande ya que, sin ellos, no podríamos lograrlo”. Ibaldi hizo extensivo el agradecimiento al director de diario El Sureño, Oscar González por su permanente colaboración con los clubes rotarios de nuestra provincia, a Martín Mancieri director de LRA 24 Radio Nacional, a la locutora y periodista Leda Sodo, a su par, Ariel Montenegro del portal www.delfuegonoticias.com.ar, y Alan Cantero, integrante del Ballet Soles que dejan Huellas quien deleitó a los presentes con un malambo.

    La presidente del Rotary Club Isla Grande agradeció “a la rotaria Capitán de Fragata, Bioquímica, Karina Bencivenga, a Luciana Oyarzo presidente de la Fundación Valores y a cada uno de los socios del Rotary club Isla Grande”.

    Sin polio en las Américas

    En agosto de 1991, Luis Fermín Tenorio Cortéz, un niño nacido entre las montañas del Departamento de Junín, en Perú, fue la última víctima del poliovirus salvaje en la región de las Américas. Fermín no estaba vacunado, por lo que el virus entró en su organismo generándole una parálisis irreversible en sus piernas.

    Cada 24 de octubre, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) celebra los años de la eliminación de esta enfermedad incurable, pero prevenible con la vacunación, en América del Norte, Central y del Sur, así como en El Caribe.

    “Este logro crucial es el resultado del compromiso de los países con la vacunación y del esfuerzo de los trabajadores de salud por vacunar al 95% de los niños en todos los rincones del continente, mantener las altas tasas de cobertura a lo largo de los años y vigilar la situación de salud, para cerrar la puerta a cualquier posible recirculación del virus”, afirmó el jefe de Inmunizaciones de la OPS, Cuauhtémoc Ruiz Matus.

    En 1975, antes de la vacunación masiva y sistemática, casi 6.000 niños quedaron paralizados como consecuencia de la enfermedad. En 1991, se registraron los últimos seis casos y en 1994, la región fue la primera en el mundo en ser certificada libre de polio. Actualmente, solo Paquistán y Afganistán registran casos, y el mundo está más cerca de la erradicación.

    Con el apoyo técnico de la OPS, las coberturas de vacunación en niños menores de 1 año pasaron de 25% en 1978 a más del 80% en 1993. Al menos, 8 de cada 10 niños estaban vacunados y gracias a la inmunidad de “rebaño”, conferida por la vacuna oral, la protección colectiva estaba garantizada.

    Casi una década antes, en mayo de 1985, la OPS había propuesto a sus Estados Miembros la meta de interrumpir la transmisión del poliovirus salvaje en las Américas. Por consenso, los países asumieron el compromiso y promovieron sostenidamente la movilización de la población y el involucramiento de socios estratégicos, las iglesias y las sociedades civiles.

    El 24 y 25 de agosto de 1994, luego de tres años sin casos, científicos y expertos que conformaron la Comisión Internacional para la Certificación de la Erradicación de la Poliomielitis (CICEP) informaron al entonces Director de la OPS, Carlyle Guerra de Macedo, que la transmisión del poliovirus salvaje había sido interrumpida.Sin lugar a dudas el tema que  hablamos mayoritariamente por estos días es  sobre el coronavirus que causa la COVID-19. Sin embargo, los socios de Rotary se han enfrentado a un desafiante virus similar, el que causa la polio, durante cuatro décadas.