Sebastián Piñera, presidente de la nación trasandina, tomó la decisión que tendrá vigencia hasta el próximo 11 de noviembre. “La región de La Araucanía y el Biobío han sufrido gravemente lo efectos de la violencia”, indicó el mandatario.

El conflicto mapuche continúa en la Patagonia, y con el correr de los días la situación se vuelve cada vez más tensa no solo en la Argentina, sino también en Chile donde el presidente Sebastián Piñera decidió militarizar el sur del país.

La decisión tomada por el mandatario tendrá vigencia hasta el próximo 11 de noviembre, y responde a la creciente disputa con el principal pueblo indígena del país.

“La región de La Araucanía y el Biobío han sufrido gravemente lo efectos de la violencia, los ataques de bandas del crimen organizado, de terrorismo, de narcotráfico, de robo de madera”, indicó el mandatario al respecto.

En ese sentido, explicó que la decisión tiene como objetivo “contar con todos los medios y capacidades que la Constitución y las leyes nos otorgan para enfrentar con mayor eficacia la violencia que desafía y produce daño a las familias, a las instituciones y al Estado de derecho”.

El decreto firmado en las últimas horas, cabe destacar, extiende la militarización que ya estaba vigente en las provincias de Biobío, Arauco, Malleco y Cautín, en las regiones de Biobío y La Araucanía respectivamente.

En caso de querer ampliar la injerencia militar, se explicó, Piñera necesitará la aprobación del Congreso.

En las zonas mencionadas se han vivido en las últimas jornadas ataques a maquinaria agrícola y predios, tiroteos e incluso huelgas de hambre de presos indígenas.

“Este estado de emergencia, lo quiero decir con todas sus letras, no se dirige contra ningún pueblo, ninguna etnia, ni ningún grupo en especial”, aseguró sin embargo el mandatario.