• El peor dato de todos los tiempos en Italia: hoy se registraron 475 muertos más en 24 horas a causa del coronavirus , el récord absoluto de estos días nefastos y el peor balance jamás registrado en un país -ni siquiera en China-, cifra que elevó el número total de fallecidos a 2978, casi 3000. La mayoría de los decesos, 313, ocurrió en la región de Lombardía, locomotora de Italia y la más castigada por el Covid-19, que suma 1959 decesos totales. Hasta los 475 de hoy, el día más mortal había sido el domingo pasado, cuando hubo 368 muertos en 24 horas.

    Así lo informó el jefe de la Protección Civil, Angelo Borrelli, en la cotidiana conferencia de prensa en la que consignó que el total de casos trepó a 35.713 , con 2648 casos más en 24 horas (menos que ayer, cuando hubo 2989). Borrelli también subrayó que hay un total de 4025 curados, 1084 más que ayer, otro récord, pero en positivo.

    “Es una curva aún en crecimiento, estamos en una fase en la que estamos aún midiendo los efectos de las medidas adoptadas”, admitió Silvio Brusaferro, presidente del Instituto Superior de Sanidad, que en la misma conferencia de prensa parecida a un parte de guerra, llamó a los 60 millones de italianos, encerrados en sus casas desde hace siete días, a “no aflojar”.

    “No debemos rendirnos, los datos que presentamos cotidianamente nos dicen que es el camino correcto para defender nuestras personas más frágiles y para hacer que las personas logren encontrar asistencia en las estructuras hospitalarias”, pidió Brusaferro.

    Aunque el gran temor de los últimos días es que la difusión “baje” al sur del país -menos preparado que el norte para enfrentar a nivel sanitario el desastre-, Brusaferro dijo que el crecimiento de casos en el centro-sur de la península aún es “contenido”.

    “Pero no debemos ilusionarnos, debemos mantener, con gran sentido de responsabilidad, el máximo rigor en las medidas adoptadas”, advirtió, al subrayar que se trata de una “batalla centrada en los comportamientos” de la gente. “Aunque en otras áreas del país parece que se trata de algo que pasa a muchos kilómetros, todos debemos tener una actitud responsable”, agregó, en momentos en que no se descarta que el gobierno de Giuseppe Conte, en otra vuelta de tuerca, adopte medidas aún más extremas. Entre ellas, la prohibición de actividades al aire libre, hasta el momento permitidas siempre y cuando no sean en grupo y se respete la distancia de seguridad de al menos un metro.

    En base al análisis de datos de los últimos tiempos, Brusaferro por otro lado confirmó que “lamentablemente” la mortalidad del Covid-19 afecta a personas ancianas que ya tenían otras patologías clásicas (cardíacas, diabetes, cáncer, presión): personas de 80 años o más, sobre todo varones, ya que las mujeres son el 30% del total.

    “Es una realidad que afecta sobre todo a personas ancianas, de la franja de edad que va de los 70 a los 79 y de los 80 a los 89 años, que es la más golpeada” dijo.

    Brusaferro precisó que el 48,5% de los fallecido murió “con coronavirus” y no “por coronavirus”, porque ya sufría otras “tres” patologías. Y que sólo el 0,8% de los fallecidos no tenía ninguna otra enfermedad.

    “Por eso insisto en la atención que debemos darle a nuestras personas más frágiles”, dijo, al recordar, por otra parte, que los síntomas de coronavirus “más importantes” son fiebre y dificultad respiratoria, seguidos por tos.

    Subrayó, asimismo, que las personas de menos de 50 años que murieron también ya sufrían otras patologías.

    Picos de contagios

    Consultado por la realidad que viven ciudades de Lombardia como Bérgamo y Brescia, especialmente castigadas y con picos de contagios y muertos, Brusaferro recordó que allí hay mucha población anciana, que es una zona donde hay buena calidad de vida para ellos y donde se sobrevive mucho.

    Sobre el por qué de la alta mortandad que tiene en general el coronavirus en Italia, Brusaferro también recordó que el país tiene una población en promedio muy anciana, que “es el target preferido de la infección”. “La estructura de la población justifica esto”, aseguró, al destacar, por otro lado, que no se trata de un virus distinto al que hubo en China, sino que “golpea áreas donde hay muchas personas ancianas”. “No podemos pensar que haya una especifidad distinta a la de otras partes del mundo”, aseguró.

    En otro orden, estimó que la alta mortalidad también se debe a que probablemente hay muchos más casos positivos de los que actualmente se contabilizan porque Italia, de acuerdo a los protocolos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), está realizando tests de diagnóstico solo a quienes tienen síntomas y no a todos, indiscriminadamente. “El número de personas positivas seguramente es más amplio y de ahí que insisto en la recomendación de que se debe respetar la cuarentena”, dijo, al hacer hincapié de que es muy probable que la “letalidad sea sobreeestimada”.

    Por: Elisabetta Piqué