El goleador de la final de la Copa América recibió en su casa a Rodrigo, quien lucha contra un extraño virus.

En medio de la euforia por haber ganado la Copa América, Ángel Di María tuvo un gesto muy noble con Rodrigo, un nene de 10 años que padece una dura enfermedad.

Rodry, como lo conocen en Rosario, contrajo un virus que le atacó la médula espinal y ahora lucha día tras día para lograr una mejor calidad de vida y poder volver a caminar, por lo que su familia encaró una campaña solidaria.

La casualidad fue parte de este encuentro ya que el nene y su mamá habían sido invitados a comer a la casa de un vecino de Di María. Fideo, que está pasando unos días en Rosario después de más de 60 días concentrado, salió a firmar autógrafos a la gente del barrio y fue ahí cuando se dio el encuentro.

“Nos invitaron a comer al country y dio la casualidad que era el mismo lugar en el que estaba Di María. Esta persona se comunicó con portería y le dijeron que 5 y media o 6 iba a salir a firmar autógrafos y sacarse fotos con la gente. Así que fuimos”, comenzó su relato Verónica en una entrevista con Rosario 3.

Al principio, el nene y su mamá no pudieron acercarse debido a la gran cantidad de gente que se había acercado al ídolo, aunque la familia de Fideo se dio cuenta e hizo entrar a Rodry a la casa.

“Salió una hermana, o una cuñada de él, y nos hizo pasar a la casa. Como estaba todavía sacándose fotos, nos hizo llegar hasta donde él estaba por dentro de la casa”, prosiguió la historia.

Y ahí se dio el gran gesto: “Se nos vino encima, lo abrazó, le hablaba, lo abrazaba… Nunca imaginamos llegar a esto. Le contamos sobre Rodry. Su mujer agarró mi celular, filmó, sacó fotos”.

“¿Todo bien? ¿Viste el partido ayer? Ganamos, eh. Por fin, era hora”, le lanzó Di María al niño mientras lo abrazaba, según se observa en el video que difundió la familia de Rodrigo.

Pero no fue lo único que le dijo. Al resto lo reveló el propio niño: “Me gustó mucho. Me dijo que soy lindo y me preguntó si grité el gol. Me gusta porque es bueno”.

“Es un ídolo, ahora nos falta conocer a Messi, pero vamos por partes. Es un sueño”, agradeció Verónica.

Rodrigo necesita un bipedestador

La semana pasada, Verónica y Rodrigo viajaron a Buenos Aires para adquirir un bipedestador, pero al intentarlo descubrieron que el dinero que habían recaudado no les alcanzaba.

Según informaron en la página de Facebook TODOS Juntos Por RODRY, necesitan 200.000 pesos más para poder comprar ese aparato “muy importante en su vida”.

Con él, Rodrigo “podrá volver a pararse y hacer descarga de peso en sus piernitas”, además de lo más importante: mejorar la función de sus intestinos.

Según indicó Verónica en la entrevista que brindó luego del encuentro con Ángel Di María, desde el entorno del jugador le dijeron que iban a seguir la página y se iban a contactar para ver en qué pueden colaborar.