“Siempre se hizo lo que él quiso, ¿o te creés que yo hubiera estado quince años para decir que estábamos juntos?La cantante repasó detalles inéditos de su noviazgo y de su casamiento con el humorista y dirigente político

Con su simpatía de siempre, Cecilia Milone se entregó a una charla radial sin condiciones con Marcela Coronel en su programa Mientras tanto, por Mucha Radio FM 94.7. “Ya estoy vacunada con la primera dosis de la AstraZeneca. Ahora preguntás de qué signo sos y qué vacuna te diste”, apuntó la cantante de tangos al empezar la entrevista y para hacer referencia a la pandemia que hace un año y medio azota al planeta. “Siento que esto es muy jorobado, con o sin vacuna estamos todos en manos de Dios. Entiendo que la vacuna baja las probabilidades de la gravedad, pero hay gente que la ha pasado muy mal igual. Hay que pasarla lo mejor posible dentro de lo peor. Obvio que me la di, pero tampoco sé si va a alcanzar. Es lo que hay en este momento y lo tomamos”, reflexionó la esposa de Nito Artaza.

Entonces repasó sus inicios en la música. “Las melodías de Mores son las que más me permiten… llega a mi corazón como ningún otro compositor. Tuve la suerte de poder decírselo a él. Y además, uno cuenta con la poesía de Discépolo. Cuando yo empecé a seguir a Mores era muy chica, tenía 14 años. Si bien en casa se escuchaba tango y eso me llamaba la atención, cuando fui a verlo en vivo sentí que era la fusión de eso. Era mi país, pero también tenía esas orquestas, esa grandilocuencia, ese sentido de show”, apuntó Cecilia en referencia al maestro Mariano Mores, que además era el abuelo de Mariana Fabbiani. Además detalló: “Tuve la fortuna, en un programa de Georgina Barbarossa, que me hicieron la sorpresa de que fue Mariano. Le dije qué tango iba a cantar, y lo subió un tono y medio. Ese cambio de tonalidad me marcó la manera de cantar. Por supuesto que lo hago, si necesito cantar chiquito. Pero esa manera de lucir grande la voz tiene que ver con él”.

Por otro lado, ante las consultas sobre la posibilidad de volver a casarse con Nito Artaza, con quien ya lo hizo en junio de 2017, confirmó: “Fue en serio lo que dijo Nito de volvernos a casar. El día que nos casamos dijo que había que desafiar la comezón del séptimo año. Y dijimos que nos íbamos a casar cada 7 años. A los 7 (en 3 años) será en Mar del Plata y a los 14 años en Buenos Aires”. Entonces dijo que todavía no tiene nada pensado en relación a la futura celebración y se entusiasmó por recordar los detalles de aquella bellísima boda signada por el amor popular de los vecinos de Bella Vista, Corrientes, de dónde el cómico es oriundo. “Armamos nuestro casamiento en un mes. Fue como cuando hacés un toro en el teatro”. Y sobre esta nueva fiesta dijo: “Lo haremos sobre la fecha”.

En relación a sus devociones, de las que suele hablar frecuentemente, contó: “Me aferré mucho a la Virgen cuando pasé momentos difíciles con él. Él es devoto de la virgen de Lourdes. El casamiento va a ser sobre la ruta de Lourdes. Me gustaría que fuera más cerca del verano. Tuve la suerte de que hiciera 26 grados porque estábamos en Corrientes. Tiene que ser más cerca del verano. De ninguna manera tiene que ser invierno”. Y agregó entre risas: “Mi fiesta fue una grosería de grande… la de Bella Vista. Estaba todo el pueblo. Nito está acostumbrado a hacer cumpleaños de 200, 300 personas. Alquilaba el quincho de River. Para él es normal, para mí es mucha gente. Hay fotos con gente que no sé quiénes son. Aparecieron parientes que yo nunca había visto. Fue un casamiento italiano”

Y sobre el día a día con su marido, contó: “La historia con Nito es todo el tiempo: “me rindo, hacé lo que quieras”. Yo tengo una personalidad tan imponente, fuerte… da la sensación de que yo soy la que toma las decisiones. Yo en realidad lo que hago es, cuando yo me canso de que no toma decisiones, o se confunde, o veo que quiere algo y no se anima a decirlo, bueno listo, y lo hago. Pero la mayoría de las veces son decisiones de él, eh. Son dos dudas de él que suele ser una de las dos. Esa es la historia de esta pareja. Yo voy como resignada, elijo la que me gusta más. Entonces parece que la que toma la decisión soy yo”.

En este sentido, resumió: “Nito… no ha sido Nito Artaza, ni ha sido senador de la Nación… es un tipo con una gran personalidad y un gran carácter… Lo que pasa es que es un falluto que sonríe, ¿viste? Tiene cara simpática. Él es mucho más fuerte. Siempre se hizo lo que él quiso, ¿o te creés que yo hubiera estado quince años para decir que estábamos juntos?